6/17/2014

Hamburguesa futbolera

Comentarios

Para estos días en los que se celebra el evento futbolero por autonomasia, es decir, el Mundial, he preparado una receta especial. Uno de los platos que más apetecen para acompañar un partido es una hamburguesa, ¿y qué mejor que adornarla un poquito para hacerla diferente? Pues aquí la tenéis: la hamburguesa futbolera con el panecillo con forma de balón de fútbol (bueno, intenté que tuviese esa forma pero no salió muy allá).
Os recomiendo MUCHO este pan porque es prácticamente igual al comprado, tanto de sabor como de textura, pero es tremendamente más saludable. Si seguís mis instrucciones al pie de la letra conseguiréis una miga suave y una corteza tierna que os encantará.



Ingredientes (salen 4 panes tamaño pan de hamburguesa maxi):
320gr de harina de fuerza
170ml de leche tibia
1 sobre de levadura de panadería seca (unos 5-6gr)
1 huevo batido
1 cucharada sopera de azúcar
1 cucharada sopera de sal
2 cucharadas soperas de aceite de oliva

Un poco de leche para pincelar
Semillas de sésamo para decorar


Elaboración:

  1. Si tenemos panificadora, empezamos poniendo en la cubeta la leche tibia junto con la levadura, el aceite y el huevo batido. Encima ponemos la harina, la sal y el azúcar y amasamos con el programa 7 (15min de amasado, sin levado) dos veces (en total amasamos 30min) hasta obtener una masa ligeramente pegajosa.
  2. Para hacerla de forma tradicional, ponemos en un bol la harina con el azúcar y la sal mezclándolos bien con la mano. Hacemos un agujero en el medio y en él añadimos la leche, la levadura, el huevo batido y el aceite. Amasamos bien hasta conseguir una masa muy suave y ligeramente pegajosa.
  3. Ponemos la masa en un bol amplio que cubrimos con un paño limpio y dejamos que aumente una o dos horas.
  4. Pasado este tiempo, nos engrasamos las manos con un poco de aceite y sacamos la masa del bol, la desgasificamos y la pesamos. Hacemos cuatro bolitas que pesen más o menos lo mismo diviendo el peso total entre cuatro, les damos forma circular y las colocamos sobre la bandeja del horno previamente cubierta con papel antiadherente. Las aplastamos un pelín con las manos y hacemos unos cortes en forma de balón.


  5. Dejamos que doblen su tamaño y horneamos calor abajo, colocando la bandeja en la zona inferior del horno, a 180º grados con ventilador durante 10 o 15 minutos, hasta que estén dorados por encima.
  6. Los sacamos del horno, los pasamos a una rejilla y en caliente pincelamos con leche y espolvoreamos semillas de sésamo.
  7. Dejamos que se enfríen totalmente antes de comerlos.



Notas:
  • La receta que os doy es para una masa pegajosa. Si no os engrasáis un poco las manos (ojo, un poco, no os pongáis media botella) se os pegará la masa y será más difícil trabajar con ella. Es mucho mejor que dejéis esta textura en lugar de una un poco más dura porque los panecillos quedarán mucho más tiernos y blanditos, con una miga esponjosa.
  • Como indico, salen cuatro panes de tamaño comercial, los maxi. No son excesivamente grandes, pero si los queréis más pequeñitos, como una hamburguesa normal que es un poco más pequeña, en lugar de dividir el peso total de la masa entre cuatro podéis dividirla entre seis. 
  • En lugar de sésamo se puede poner semilla de amapola, o nada, o lo que queráis.
  • Es importante pincelar con leche justo al sacarlas del horno y no antes porque, según mi experiencia, al hacerlo así la corteza pierde esa dureza que tienen los panes al hacerlos en casa y se queda muy muy tierno y blandito. Además, el brillo característico lo consigue igualmente de esta forma.

5/19/2014

Tarta piñata

Comentarios

Hace unos días preparé esta tarta para un reto y no había tenido tiempo para publicarla hasta hoy, ya que como he comentado en las redes sociales voy a mil estos días. Es por eso que aprovecho un huequito para enseñárosla y que la podáis preparar en vuestras casas.
Como veréis es muy sencilla de hacer, y además he incluido un pequeño paso a paso sobre el montaje para que no haya ninguna pérdida a la hora de hacerla.



Ingredientes para el bizcocho (molde de 26-28cm con al menos 15cm de altura):
8 huevos
2 yogures griegos sin azúcar
2 medidas de yogur de aceite de girasol
4 medidas de yogur de azúcar
6 medidas de yogur de harina
2 sobres de levadura química (unos 18-19gr en total)
1 cucharada de vainilla

Ingredientes para el relleno:
500ml de nata para montar (o crema para batir)
200gr de azúcar
Maltesers y Lacasitos

Ingredientes para la cobertura:
250gr de chocolate para fundir
250ml de nata para montar (o crema para batir)
20 galletas machacadas

Elaboración:

  1. Empezamos preparando el bizcocho batiendo primero los ingredientes húmedos y luego integrando los secos hasta que no quede ningún grumo en la masa. Horneamos en un molde cubierto con papel de horno durante 50-60min a 160º o hasta que al pinchar la masa con un palillo nos salga limpio. Dejamos templar primero en el molde y luego lo pasamos a una rejilla hasta que se enfríe completamente.
  2. Montamos la nata hasta que quede firme y reservamos en la nevera.
  3. Preparamos la cobertura calentando la nata en un cazo junto con el chocolate, removiendo bien hasta que se integre totalmente. Retiramos del fuego y enfriamos bien primero a temperatura ambiente y luego en la nevera al menos dos horas.
Montaje:



  1. Nivelamos el bizcocho y lo cortamos en tres capas. Ponemos la capa del medio sobre una tabla de cortar y hacemos un agujero en el centro.
  2. Ponemos el bizcocho cortado sobre la base y marcamos el contorno con el cuchillo.
  3. Con una cuchara retiramos el bizcocho que hemos marcado hasta obtener una zona carvada como en la imagen cuatro.
  4. Extendemos nata sobre la zona no carvada de la base y colocamos encima la capa del bizcocho del medio.
  5. Sobre ella ponemos más nata y rellenamos el hueco con dulces. 
  6. Ahora ya sólo queda poner la capa de arriba y cubrir como una tarta normal con la ganache de chocolate, cubriendo los bordes con galleta machacada.



4/20/2014

Boston cream poke cake

Comentarios

El poke cake. un invento estadounidense (cómo no), consiste en hacer un bizcocho, agujerearlo y rellenar esos agujeros con una crema.
Aunque los yankis la hacen con preparados y sólo usan un sobre de bizcocho y un sobre para la crema, fui más allá y os lo traigo todo caserito, como debe ser. Me decanté por una versión del boston cream pie, que es una tarta que lleva un bizcocho relleno de crema de vainilla y cubierto de chocolate, y acerté de pleno. Escogí un bizcocho de miga densa para evitar que todo se deshiciese al poner la crema, y rellené los agujeros con la manga para que la crema pastelera llegase bien a todo. ¿El resultado? Aquí lo tenéis.



Ingredientes para el bizcocho (para un molde de 26-28cm):
9 claras de huevo
400gr de azúcar
400gr de harina de trigo tamizada
380ml de nata para montar
1 cucharadita de canela en polvo

Ingredientes para la crema pastelera:
500ml de leche
1 cucharada de pasta de vainilla
125gr de azúcar
40gr de Maizena
4 yemas de huevo

Ingredientes para la cobertura de chocolate:
200gr de chocolate para fundir
200gr de nata para montar

Elaboración:

  1. Empezamos haciendo el bizcocho poniendo papel antiadherente en la base y spray desmoldante en los laterales. Montamos la nata con la canela y reservamos. Batimos las claras con el azúcar hasta que hayan aumentado su tamaño y se haga una especie de merengue, y añadimos la harina tamizada poco a poco. Añadimos la nata montada, mezclamos bien y horneamos unos 45-50 minutos a 180º o hasta que al pinchar el centro el palillo nos salga seco. Retiramos y dejamos que temple dentro del molde.
  2. Mientras se templa el bizcocho hacemos la crema pastelera hirviendo la leche con la vainilla, y mientras llevamos a ebullición mezclamos las yemas con el azúcar. Una vez haya hervido la leche retiramos del fuego y agregamos la mezcla de las yemas, removemos bien y añadimos la Maizena asegurándonos de que no quedan grumos. Volvemos a calentar removiendo hasta que espese, retiramos del fuego y la cubrimos con papel film para que se temple.
  3. Preparamos ahora la cobertura de chocolate calentando la nata en un cazo junto con el chocolate y removiendo hasta que se hayan fundido e integrado los dos. Retiramos.
Montaje:




  1. Como veis en las imágenes, agujereamos toda la superficie del bizcocho con ayuda de una boquilla con la que también rellenamos los agujeros para asegurarnos de que todo se queda bien con cubierto. Cubrimos el bizcocho con la crema pastelera sobrante y desmoldamos.
  2. Colocamos el bizcocho sobre una rejilla, ponemos debajo de la rejilla papel de aluminio para no manchar y vertemos el chocolate sobre la tarta. Refrigeramos un par de horas y servimos.


Notas:
  • Podéis hacer los agujeros con la parte de atrás de una cuchara de palo de mango redondo, o con un descorazonador de manzanas, no es necesario que uséis la boquilla que yo usé.
  • Rellené los agujeros porque espesé bastante la crema y veía muy claro que si la echaba por encima no iba conseguir que llegase hasta el fondo, así que podéis echar un poco más de leche y no dejar que espese demasiado, que se quede como unas natillas un poco líquidas y entonces verterlo sobre el bizcocho sin miedo.
  • La receta de bizcocho que escogí es de miga densa, por lo que con la crema se queda con un sabor y textura muy buenos. Os recomiendo hacer cuantos más agujeros mejor, muchos más que yo, porque la parte de la crema es lo mejor de la tarta y te quedas con ganas de más.
  • Para hacer este bizcocho compro las claras pasteurizadas, que ya vienen en envases de nueve, por lo que las cuatro claras que sobran de la crema pastelera las utilizo en tortillas francesas o en revueltos de espárragos, espinacas y demás, así que no tiréis nada. Otra opción es usar en la crema pastelera el huevo entero, que tampoco pasaría nada y saldría muy rica igualmente. 



4/07/2014

Pizza con queso ricotta, jamón y champiñones

Comentarios

Los que me conocéis sabéis que soy la fan número uno del tema pizza. Me fascinan. Me alimentaría a base de pizza toda mi vida si pudiera, y no me aburriría jamás. Así que, como no, aquí os traigo otra receta de pizza para que veáis que opciones hay muchas y versiones de masa también. En esta ocasión he probado a añadir un huevo y una parte de harina integral a la masa, y el resultado ha sido un éxito: la masa estaba más crujiente aún siendo gordita y la harina integral le da un sabor muy interesante. ¡Pruébala!


Ingredientes para la base:
450gr de harina de trigo de todo uso
50gr de harina de trigo integral
1 vaso de agua tibia (de tamaño vaso normal tipo Nocilla)
1 huevo
12gr de levadura fresca
1 pizca de sal

Ingredientes para el relleno:
Taquitos de jamón cocido
Champiñones en lata
Queso ricotta
Queso mozzarella rallado Arla Finello
Queso en dados para ensalada Arla Finello
Salsa de tomate

Elaboración:

  1. Como siempre, empezamos por la base. Si tenemos panificadora ponemos en este orden los ingredientes: agua con levadura diluida, huevo batido, mezcla de harinas y sal, programamos en amasado y levado. Sin panificadora volcamos la mezcla de harinas y sal en un bol haciendo un agujero en el centro en el ponemos el huevo batido y el agua con la levadura diluida, y amasamos hasta que no se nos pegue a la mesa, dejando levar hasta que doble su tamaño.
  2. Con la masa levada, desgasificamos amasando un poco y cortamos la masa en dos porciones, estiramos, la colocamos en la piedra, el molde para pizzas o en la bandeja del horno donde habremos puesto un poco de harina para que no se nos pegue. Ponemos dentro de los bordes queso en dados y cerramos, untamos bien con salsa de tomate y hacemos un prehorneado a 180º durante unos 5-10 minutos en la zona baja del horno.

  1. Retiramos la masa de horno y ponemos el queso mozzarella, champiñones, jamón y ricotta, y decoramos con unos círculos de tomate por encima. Horneamos otros 10 minutos en la zona media del horno.
  2. Retiramos, colocamos uno o dos minutos la pizza sobre una rejilla para que la base se enfríe un poco sin que se humedezca y servimos.


Notas:
  • Todas las pizzas las hago para que salgan dos grandes, así que podéis congelar el sobrante si veis que es mucho y, cuando las queráis consumir, las sacáis del congelador varias horas antes para tenerlas listas para hornear.
  • Este tipo de masa no tiene la textura habitual de la pizza, recuerda más a la masa de empanada casera de verdad. A mí me ha encantado y seguramente haga todas las pizzas así, como os digo la base se hace mucho mejor que la masa habitual y se queda más crujiente, aguanta mejor los ingredientes y no se humedece tanto al poner la salsa de tomate.
  • Utilizo el queso para ensalada de Arla porque soy así y le busco usos diferentes a todo. Al tener una mezcla de diferentes quesos y venir en daditos me pareció ideal para rellenar los bordes, y aunque al fundirse en el horno queda con ese efecto "vacío", se sigue notando el sabor a queso y le da un toque inconfundible a cualquier pizza. 
  • El queso ricotta es lo mismo que el requesón, podéis encontrarlo con los dos nombres, y no especifico una cantidad porque no sé cuánto eché, lo cogí con la mano y extendí dos puñaditos, así que podéis poner más o menos según vuestro gusto.
  • Últimamente sólo tengo tiempo para hacer fotos por las noches, así que perdonadme por la mala calidad de las mismas al no tener iluminación y espacio suficiente para hacerlas. Espero que esta situación mejore y poder hacer fotos como las de antes otra vez. 



No olvides seguirnos en Facebook y Google+, y por supuesto comparte tus resultados si has hecho esta receta.

4/03/2014

Pasta casera rellena de berenjena y queso

Comentarios

Cuando me inscribí al programa BloggerZone de Arla no esperaba recibir una neverita con tantísimos productos (podéis verla haciendo clic aquí), y con lo quesera que soy yo no me iba a resistir a probarlos al momento. Pensando y pensando una buena forma de usarlos me di cuenta de que nunca había hecho pasta rellena casera, y con lo que me encanta la pasta en general y lo entretenido que es hacerla uno mismo en casa, ¿cómo iba a decir que no? Así que aquí os traigo esta pasta casera rellena de berenjena y queso de la cual casi se nos caen lágrimas de la emoción porque estaba BUENÍSIMA.
Como es una receta un pelín laboriosa os he hecho algunas fotos del proceso para que podáis ir viendo cómo va la cosa y así la hagáis sin dificultad (porque, creedme, tenéis que hacerla, y no es por presumir, pero es que está deliciosa).


Ingredientes para 2 personas (salen unas 24 flores y sobra masa):
200gr de harina de trigo de todo uso
2 huevos
1/2 berenjena
2 dientes de ajo
2 puñaditos de queso rallado para pasta Arla Finello
4 cucharadas de salsa de tomate especial para pasta
Queso en polvo para pasta parmillano Arla

Elaboración:
  1. Empezamos haciendo la masa para la pasta mezclando la harina con el huevo. Si tenéis panificadora lo haréis en nada en el programa de masa para pasta, si no os tocará amasar a mano un buen rato hasta obtener una masa compacta que no se pega. Una vez la tengamos, la cubrimos con papel film y la dejamos reposar media hora.
  2. Mientras reposa, hacemos el relleno picando en trozos muy finos la berenjena. Ponemos a dorar los ajos bien picados en una sartén y añadimos la berenjena para saltear todo junto. Salpimentamos y cuando la mezcla esté tierna añadimos el queso rallado Arla bajando el fuego y removiendo para que todo se haga una pasta. Reservamos.
  3. Cuando haya reposado, la abrimos, la cortamos en cuatro trozos y tapamos los que no estemos usando para que no se resequen. Sacamos la máquina de pasta y, espolvoreando un poco de harina por los alisadores y por el trozo de masa, lo pasamos y estiramos una vez por el 1, el 2 y el 3 (tenéis más información sobre este proceso en esta entrada).
  4. Extendemos la masa estirada sobre una tira de papel de horno, y hacemos una marca sin cortar con el cortador que hayamos elegido. Colocamos en el centro un poco de relleno, mojamos con agua los bordes y colocamos encima un trozo de pasta cuadrado que cubra el trozo de abajo. Presionamos con los dedos para evitar formar burbujas de aire y cortamos con el cortador. Llevamos a otra tira de papel de horno y dejamos que se seque. Repetimos la misma operación hasta terminar el relleno.

  1. Una vez la pasta se haya secado durante unos quince minutos, la cocemos en una olla con abundante agua y un poco de sal durante unos 3-4 minutos. Sacamos la pasta con una espumadera escurriendo bien.
  2. Montamos el plato añadiendo un poco de salsa de tomate y queso en polvo Arla.



Notas:
  • Esta receta, como digo, es un pelín laboriosa y os llevará algo de tiempo hacerla, pero creedme que merece la pena porque que no os engañen: la pasta casera de verdad está mil veces más buena que cualquier sucedáneo fresco que os puedan vender en el supermercado. Además, si tenéis niños en casa seguro que os ayudan y os lo pasáis todos genial.
  • Si no tenéis máquina de hacer pasta, podéis hacerla a mano estirando muy muy bien con un rodillo, hasta dejar la masa bien finita. ¡No hay excusas!
  • Procurad, en esos quince minutos de secado de la pasta, darles la vuelta para que también se seque la parte de abajo de la pasta. 
  • Como siempre digo, cuanto mejor es el producto mejor es el plato. Ya os tengo dicho otras veces que para mí los quesos Arla son los mejores (lo podéis ver por ejemplo en la pizza de bacon) y de verdad que no exagero: se trabajan bien y tienen un sabor espectacular. En este caso el relleno es una mezcla de tres quesos especial para pasta que ninguna otra marca hace, así que insisto en que si hacéis la receta uséis ese queso.
  • La salsa de tomate que usé ha sido todo un descubrimiento, y es la salsa de tomate italiana de Lidl, no la que ponen en semanas especiales que es azul, sino un bote de tapa verde, de marca Combino y de nombre "sugo al pomodoro" que está al lado de la salsa de tomate normal y de los ketchups y salsas en general.




Si has hecho esta receta, comparte tus resultados conmigo aquí, en Facebook o en Twitter.